7 Síntomas de Falta de Vitamina D 0 1209

La presencia de vitamina D en el organismo es vital para el funcionamiento y movimiento de muchos órganos y sistemas, por ende para el funcionamiento general del cuerpo. Desde su ayuda a la mejora del movimiento en músculos, transmisión de mensajes entre cerebro y cuerpo en el sistema nervioso y el combate de bacterias y virus invasores en el sistema inmunológico, la vitamina D es esencial en el cuerpo humano.

Lo positivo de intentar consumir más vitamina D, es que no sólo se encuentra en alimentos que podemos ingerir, sino que nos alimentamos de ella mediante los rayos de luz solar. Puede bastar una exposición moderada por 10 minutos ante el sol, por 2 o 3 veces a la semana, para garantizar buenos niveles de vitamina D en la piel y el resto del cuerpo. La piel logra almacenarla en el tejido adiposo y enviarla a músculos.

¿Cuáles son los síntomas que alertan sobre una falta de vitamina D?

Envejecimiento prematuro

La falta de vitamina D trae como consecuencia resequedad y pérdida de agua en la piel, luciendo más seca y arrugándose con más intensidad de la normal en una edad determinada. Los riñones por esta causa se vuelven más ineficientes para convertir la vitamina disponible en su forma activa.

Dolor de huesos

La vitamina es coadyuvante en la absorción de calcio en los huesos, por lo que si bien podemos consumir suficiente calcio, no contar con suficiente vitamina D provoca que nuestros huesos sean sensibles a desgastarse y provocar dolores involuntarios durante el reposo o el movimiento.

Cuero cabelludo sudoroso

La insuficiencia de consumo de vitamina D trae como consecuencia sudar constantemente por la cabeza. Esto se debe a una irritación neuromuscular por la falta de absorción de la vitamina.

Problemas respiratorios

La vitamina reduce la aparición de padecimientos respiratorios en el cuerpo, por lo que su falta se traduce en mayor frecuencia de aparición de problemas como bronquitis o asma.

Piel opaca

Esto ocurre por aumento de la cantidad de melanina en la piel, reduciendo la capacidad productora de vitamina D. La piel se torna más oscura u opaca.

Aumento de peso

Al ser la vitamina D retenida por el tejido adiposo de la piel, su falta deja espacio disponible para la acumulación de grasa y adherencia de la misma a los músculos. Todo esto trae como consecuencia aumento de peso y posible tendencia a la obesidad.

Tristeza

La presencia de tristeza no está directamente relacionada a la falta de vitamina D en el organismo, pero su relación radica en la falta de exposición a rayos solares. Si una persona se encuentra constantemente bajo techo y no sale a recibir sol, tanto sus niveles como de vitamina D como de serotonina disminuyen, produciendo episodios de tristeza o letargia.

¿Cómo podemos consumir mayor cantidad de vitamina D?

Exponernos más a la luz del sol

Como ya mencionamos anteriormente, sólo basta una exposición moderada de 10 minutos de 2 a 3 veces por semana para mejorar la presencia de vitamina D en el organismo. Cuando hablamos de moderada, no nos referimos a que pudieses obtener demasiada vitamina D del sol, sino que la exposición sin protección y prolongada a los rayos solares puede ser perjudicial para la piel.

Suplementos alimenticios de vitamina D

Es importante conocer de forma real los niveles de vitamina D en tu sangre. Un examen simple de sangre podrá mostrarte tus niveles reales y, si deseas añadir algo extra a tus alimentos con esta vitamina, tomar suplementos puede ser una buena opción. Es recomendable contar en sangre con alrededor de 40 a 60 nanogramos de vitamina D por cada mililitro de sangre.

Es necesario contar con la autorización y revisión de un médico o nutricionista antes de empezar a ingerir suplementos. Con un profesional se puede elegir el que mejor beneficios traiga para tu caso en específico e ir chequeando si realmente está funcionando. Un suplemento puede complementar tu falta de vitamina D y disminuir los molestosos síntomas que mencionamos anteriormente.

Alimentos con buena fuente de vitamina D

Nada resulta más beneficioso como consumir una vitamina de su fuente natural y qué mejor que incluirla en tu dieta diaria. Distintos alimentos, principalmente pescados y moluscos, son una gran fuente de la vitamina: Salmón, ostras, bagre, trucha arcoíris, caballa, sardinas y arenque.

Califica esta publicación
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *